18 Oct ¿Le interesa a tu empresa hacer renting?

A día de hoy, sabemos hacia dónde queremos ir, pero no sabemos dónde estaremos mañana. Por eso, a veces hacer la inversión de comprarse un vehículo no es la mejor opción para nosotros.

Debemos buscar fórmulas más flexibles, que nos permitan ser autónomos y desplazarnos donde necesitemos, pero pudiendo cambiar de vehículo en cualquier momento.

En este artículo desvelaremos algunas claves por las que el renting o el leasing pueden ser alternativas muy interesantes para tu negocio, así como cuáles son sus principales diferencias.

RENTING: FLEXIBILIDAD SIN SOBRESALTOS

La principal ventaja del renting es la gran flexibilidad que presenta a la hora de incorporar un vehículo a la flota de una empresa o de disponer de un utilitario para la unidad familiar. El renting es un tipo de alquiler a largo plazo o arrendamiento operativo, que permite disponer de un vehículo a cambio del pago de una cuota mensual.

 

ALQUILER SIN PERMANENCIA

Aunque suele haber un periodo de alquiler mínimo de un año, hay muchas fórmulas disponibles en el mercado. Además, el contrato de renting puede incluir o no el derecho de adquisición final del automóvil, previo pago del valor residual del mismo. Esto es algo que se debe dejar claro desde el principio del contrato.

TODO INCLUIDO

Una de las cosas más cómodas que tiene el renting es que en la cuota mensual van incluidos todos los gastos de adquisición del vehículo, matriculación e impuestos, así como el mantenimiento habitual del coche, la cuota del seguro, las revisiones periódicas previstas por el fabricante y la reparación de averías. De esa manera, pagando un cómodo plazo todos los meses, te puedes olvidar de esos gastos imprevistos o de gran envergadura, habituales en la tenencia de un vehículo.

PARA EMPRESAS Y PARTICULARES

Por otro lado, el renting no es exclusivo de las empresas: un particular también puede adquirir un utilitario mediante renting y cambiar de vehículo, por ejemplo, cuando su familia crezca.

 

LEASING: FINANCIACIÓN A MEDIDA

El leasing es un contrato de arrendamiento financiero que debe ser formalizado a través de una entidad de crédito. Este tipo de alquiler incluye por ley el derecho a compra, que el comprador puede o no ejercer.

ALQUILER CON DURACIÓN MÍNIMA DE 2 AÑOS

Con el leasing, te comprometes a mantener el vehículo durante no menos de dos años. Esto significa que el usuario se compromete a pagar las cuotas mensuales establecidas, incluso si decide rescindir el contrato antes de tiempo. Los términos para finalizar el contrato fuera de plazo deben quedar claros a su firma.

SÓLO IMPUESTOS INCLUIDOS

La cuota mensual del leasing incluye el precio de amortización nominal del vehículo, el coste de la financiación y el impuesto indirecto correspondiente. A diferencia del renting, un cliente de leasing tendrá que pagar el mantenimiento, las reparaciones y el seguro del vehículo a parte de su cuota mensual.

PARA AUTÓNOMOS Y EMPRESAS

El leasing sólo puede realizarse para y por una actividad económica. Por lo tanto, sólo pueden optar a él autónomos y empresas.

 

¿CÓMO SE CALCULA LA CUOTA DEL RENTING?

Una vez aclaradas las principales diferencias entre el renting y el leasing, es importante conocer qué factores determinan la cuantía que deberás pagar en caso de que quieras adquirir un coche mediante renting:

  1. Tiempo de duración del contrato: es importante saber por cuánto tiempo necesitarás el automóvil.
  2. Kilometros previstos cada año: la distancia que recorrerás es uno de los factores más importantes. En caso de que no se alcancen los kilómetros previstos, se realizará una devolución en modo de compensación al cliente; en cambio, excederlos supondrá un pago adicional al final de año.
  3. Valor del coche antes del contrato y valor residual previsto a la finalización del mismo.
  4. Servicios incluidos en el contrato: suelen ser las revisiones previstas por el fabricante, cambio de neumáticos, reparación de averías, la ITV, un vehículo de sustitución en caso de avería o accidente y el seguro a todo riesgo. La compañía de renting que gestione el contrato te informará de qué incluye y qué no.

 

¿QUÉ MÁS DEBES SABER SOBRE EL RENTING?

Cuando contratas un coche mediante renting, debes recordar que el propietario del coche es la compañía de renting que te lo proporciona. Por este motivo, encontrarás limitaciones a la hora de cumplir dicho contrato:

  • No podrás realizar modificaciones en el vehículo por tu cuenta. Tendrás que solicitar permiso para cualquier cambio que desees hacer y la empresa de renting podrá o no aceptarlo.
  • En caso de cancelación anticipada del contrato, tendrás que abonar una penalización, en función del tiempo que quede para cumplir con dicho contrato.
  • Debes acordar con tu compañía si al final del contrato podrás acceder o no a la compra del vehículo. En caso de que esté previsto desde el principio, una vez pasado el tiempo del contrato podrás abonar el valor residual del coche y quedártelo para siempre.

 

¿Qué opinas del renting? ¿Crees que puede ser interesante para disponer de un vehículo sin hacer una gran inversión de patrimonio o pedir un préstamo?

Deja tus dudas en el formulario que encontrarás abajo y te las aclararemos lo antes posible. 

Sin comentarios

Publique un comentario

Si continúa navegando, asumimos que acepta la política de cookies en esta página. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close