¿Qué averías puede sufrir tu coche en verano?

El verano tiene sus cosas buenas pero, como todo, también tiene sus inconvenientes. Al igual que ocurre contigo, las altas temperaturas afectan a tu coche, haciendo aún más necesario su frecuente mantenimiento para evitar, sobre todo, ciertos problemas que se vuelven más frecuentes en esta época del año. En este artículo vamos a contarte cuáles son esas averías más comunes para que las evites antes de tener que sanarlas.

El sistema de aire acondicionado

Como es lógico, en verano le das mucho más trabajo al sistema de climatización de tu coche. Para asegurar su correcto funcionamiento (y tu comodidad) es importante prestar especial atención a ciertos factores y elementos:

  • La correa de auxiliares. Es la encargada de arrastrar el compresor al conectar el aire. Debemos comprobar su buen estado y tensión. Una señal de alarma es escuchar un chirrido al pisar el acelerador.
  • El filtro del habitáculo. Tras la humedad del invierno y el polen de la primavera, lo más probable es que esté obstruido, impidiendo el correcto paso del aire. Como consecuencia, necesitarás forzar la entrada de aire del exterior y, con ello, más velocidad en el ventilador y más combustible.
  • La limpieza también es un factor al que prestar atención. Es importante eliminar la suciedad de la rejilla delantera para que el aire no encuentre obstáculo.
  • La pérdida de fluido refrigénico. Como causa, el sistema de climatización baja su rendimiento y fuerza el compresor. Es esencial acudir al taller a que revisen las presiones de alta y baja del aire acondicionado de tu coche.

 

Los neumáticos

A mayor temperatura, mayor riesgo de sufrir un reventón. Asegúrate de revisar la presión de tus neumáticos antes de realizar cualquier viaje. Y recuerda: cuanto menor sea la presión, mayor será la fricción y el consumo de combustible. Lleva tu coche al taller para que los expertos diagnostiquen qué presión es la adecuada para tu coche.

También debes tener en cuenta que, por las altas temperaturas, el desgaste que sufrirán tus ruedas será mayor. Comprueba su nivel de desgaste y considera que, durante el viaje, los efectos del rozamiento serán mayores que en invierno.

 

La batería

Seguro que sabes que, en invierno, es frecuente que las baterías dejen de funcionar pero lo cierto es que en verano puede ocurrir lo mismo. La temperatura ideal de funcionamiento para la batería de tu coche es de unos 25ºC, por lo que cualquier desviación de la misma puede causar daños en su estructura. Si quieres evitar que tu coche os deje tirados en mitad de la nada en pleno trayecto vacacional, revisa el estado de tu batería antes de partir (en especial si vas a realizar un viaje largo) y cámbiala si es necesario ya que, con los años, tu batería será más sensible a las variaciones de temperatura.

 

El sistema de frenado

Las altas temperaturas y la sobrecarga de tu coche por el equipaje producen el calentamiento del sistema de frenado. Esto provoca efectos negativos, como la evaporación del líquido de frenos (el cual aumenta la proporción de agua con el tiempo). Además, en las bajadas prolongadas te recomendamos que emplees el freno motor para no forzar los de las ruedas.

Por otro lado, las pastillas de freno actúan por fricción sobre los discos o el tambor. Esto significa que, si ya de por sí están expuestas a temperaturas elevadas, el verano multiplica el efecto y el sistema de frenado se resiente.

Los discos, por su parte, pueden deformarse por el calor proveniente de la presión y de la temperatura exterior, lo cual puede afectar al funcionamiento de los latiguillos de freno.

 

El termostato y el electro ventilador

El motor es la víctima de los conocidos «calentones», producidos por la elevación excesiva de su temperatura y dando lugar a su parada. La función del termostato y del electro ventilador es controlar la temperatura y el flujo constante de líquido refrigerante del sistema de refrigeración del motor. Cuando detectes que la aguja de la temperatura está subiendo demasiado, puedes hacerte una idea del origen del problema. Es esencial que, además de realizar un mantenimiento periódico de estos elementos, acudas de inmediato al taller si ves indicios de que estos elementos están dañados. Evitarás averías mayores y, por tanto, ahorrarás dinero.

Utilizar parasol para que tu coche no alcance altas temperaturas es muy importante. Apenas te llevará unos segundos y reducirás el riesgo de averías por sobrecalentamiento además del gasto de combustible por parte del sistema de climatización.

 

En Talleres Periago te ofrecemos un mantenimiento completo de tu vehículo, de principio a fin. No sólo revisaremos cada una de las estructuras sino que eliminaremos en profundidad la suciedad tanto del exterior como del interior de tu coche. Tu vehículo y tú 100% listos para el verano.

 

Y de paso, ¿por qué no te descargas nuestro Car-diograma? Una plantilla sencilla para que no te olvides de ninguna revisión.

DESCARGA GRATIS NUESTRO “CAR-DIOGRAMA» AQUÍ Y NO VUELVAS A OLVIDAR UNA REVISIÓN PERIÓDICA DE TU COCHE

 

 

 

¿Has escuchado nuestra entrevista en Radio Cadena Cope en la que hemos hablado de este tema? Por si aún no lo has hecho…

AQUÍ TE DEJAMOS EL PODCAST:

¿CONOCES NUESTRA ÚLTIMA PROMOCIÓN PARA TU VEHÍCULO?

 

Sin comentarios

Publica un comentario

Si continúas navegando, asumimos que acepta la política de cookies en esta página. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar