Te desvelamos las claves de las pruebas ITV

¿Crees que conoces todo lo que necesitas para pasar la ITV sin problema? Tu vehículo es imprescindible para ti en tu rutina diaria y sin él las cosas serían mucho más complicadas. Por eso, todos queremos que supere la revisión ITV con un resultado favorable, que nos permita seguir utilizándolo.

Hoy nos adentramos en los recovecos de la Inspección Técnica de Vehículos.

La revisión ITV: te ponemos en contexto

La Inspección Técnica de Vehículos tiene como objetivo asegurar el buen estado de los vehículos para su circulación, garantizando la seguridad en carretera y la protección del medio ambiente a través del control de emisiones contaminantes. Para ello, la ley exige una periodicidad mínima para pasar esta revisión y, además, obliga a someter nuestro vehículo a ella en situaciones extraordinarias.

Por ejemplo, los coches y las motos tienen que pasarla cuatro años después de su primera matriculación, cuando son nuevos. Después de esta primera revisión, deberán pasarla cada dos años, hasta que el coche o moto cumplan los diez años de edad, fecha a partir de la cual deberán pasarla cada año.

 

¿Qué implican las diferentes calificaciones que puede obtener tu coche en las pruebas ITV?

Estas son las valoraciones que puede recibir tu vehículo:

Favorable. Implica que tu vehículo ha superado la ITV. Te devolverán la tarjeta de la inspección técnica del vehículo sellada, donde se indicará la fecha de la próxima revisión, y una pegatina que deberás colocar en una zona visible del ángulo superior derecho del parabrisas, que indica el año y el mes en el que deberás superar de nuevo la ITV.

Favorable con defectos leves. Significa que, aunque tu vehículo ha superado la ITV, presenta alguno o varios defectos leves que deberás corregir. No tendrás que volver a la estación para que comprueben si lo has arreglado y podrás circular con total libertad. No existe ningún límite de defectos leves para superar la inspección.

Desfavorable. Supone que tu vehículo presenta defectos graves que afectan a su seguridad, como tener roto un retrovisor o los frenos en mal estado. Si tu vehículo recibe esta valoración, deberás pasar por el taller a reparar esos daños y volver a la misma estación de ITV en el plazo máximo de dos meses, para que comprueben que se han subsanado. Mientras tanto, sólo podrás utilizar tu vehículo para ir al taller y a la estación de ITV.

Negativa. Equivale a que tu vehículo sufre un fallo muy grave que supone un gran riesgo para la seguridad en carretera. Tu vehículo no está autorizado a abandonar la estación de ITV por sus propios medios, teniendo que hacer el trayecto ITV-taller mediante una grúa. Además, dispones de un máximo de dos meses para subsanar el problema.

 

¿Qué documentación necesitas?

Sólo deberás presentar la ficha técnica del vehículo o tarjeta ITV, el permiso de circulación y el recibo del seguro del vehículo en vigor. Aunque este último documento no es estrictamente necesario, ya que las estaciones lo pueden comprobar por su cuenta, siempre es mejor ser precavidos.

Normativa de 2018. ¿En qué aspectos se ha renovado la ITV?

Vamos a destacar algunos puntos importantes en lo relativo a las reformas que se han llevado a cabo en la nueva normativa ITV de 2018:

– Al estar homologados con el resto de Europa, si te compras un coche en Alemania, por ejemplo, podrás matricularlo en España de manera más cómoda y rápida, gracias a un Certificado Europeo. Este certificado será válido en cualquier país de la Unión Europea. 

– Por otro lado, la adaptación a la normativa europea permite que las distintas estaciones y las instituciones públicas puedan compartir más información de manera electrónica. De nuevo, ganamos comodidad y rapidez a la hora de realizar cualquier trámite.

– La ITV se podrá pasar hasta un mes antes de la fecha de vencimiento. Este adelanto no afectará a la fecha de renovación para la siguiente inspección.

– La nueva normativa facilita la movilidad entre estaciones, por lo que si necesitas hacer una segunda inspección puedes ir a una estación diferente a la que realizó la primera.

Te contamos más sobre la reciente normativa en este artículo: NUEVA NORMATIVA ITV, ¿CÓMO TE AFECTA A TI?

 

La revisión Pre-ITV: una solución a tiempo

Puede que pienses que tu vehículo está en perfecto estado. Sin embargo, son muchos los que se llevan una desafortunada sorpresa al realizar las pruebas ITV.

Para que esto no ocurra, lo mejor es que lleves tu vehículo a un taller de confianza para que le realice una revisión Pre-ITV, de modo que te despreocuparás de que no pase las pruebas, pues te garantizarán que obtendrá unos resultados favorables.

Te desvelamos cuáles son algunos de los aspectos más importantes a examinar en el programa de revisión Pre-ITV que realizamos en Talleres Periago:

Revisión visual junto con el cliente: carrocería (daños, arañazos, golpes), lunas y espejos, faros e iluminación exterior, neumáticos (aspecto, desgaste), interiores (tapicería, salpicaderos), kilometraje, nivel de combustible, iluminación interior…

Vehículo en el suelo: lectura de códigos de fallo, nivel de ajuste de freno de mano, recorrido del pedal de freno, fijaciones y cierre del cinturón de seguridad, aire acondicionado, calefacción, panel de instrumentos, altura de faros delanteros (revisar/ajustar), presión de neumáticos (revisar/ajustar), holguras de dirección, embrague… 

Vehículo elevado completamente: pérdidas de aceite del motor, aceite del motor y filtro de aceite, pérdidas de líquido en el sistema de dirección y en el sistema hidráulico, componentes del sistema de dirección, sistema de escape…

Vehículo medio elevado: aspecto de las ruedas, pastillas de freno, discos de freno, sistema hidráulico de frenos, cables del freno de mano, cableados eléctricos…

Vehículo en el vano motor: filtro de aire, filtro de habitáculo, bujías o calentadores, líquido refrigerante anticongelante (revisar/ajustar y anotar el valor), sistema del limpia-parabrisas, correa de distribución (revisar/ cambiar, en revisiones programadas) , batería…

Acciones finales: indicador de intervalo de servicio, cerraduras/bisagras del vehículo, tornillos/tuercas de rueda, bola de remolque…

Revisión final y prueba de carretera: revisión final de trabajos realizados y panel de instrumentos y control. Finalmente, sellar y poner fecha al libro de mantenimiento.

Con todo lo que te hemos contado, ya sabrás lo importante que es no confiarse de cara a tu próxima ITV. Te recomendamos que sometas tu vehículo a una revisión Pre-ITV que te de la tranquilidad de que tu gran aliado superará las pruebas sin ningún problema.

Puedes pedir cita aquí para que convirtamos tu vehículo en el más aplicado de la clase.

También te aconsejamos que descargues nuestro “Car-diograma”, para mantener tu coche al día de todas las revisiones pertinentes y asegurar su fiabilidad y buen funcionamiento.

 

DESCARGA GRATIS NUESTRO “CAR-DIOGRAMA” AQUÍ Y NO VUELVAS A OLVIDAR UNA REVISIÓN PERIÓDICA DE TU COCHE

 

Como cada mes, hemos hablado de todo esto en Cadena Cope. Te dejamos el podcast para que puedas escuchar todo lo que te contamos si aún no lo has hecho. 

Podcast de nuestra entrevista de este mes en Cadena Cope:

 

Sin comentarios

Publica un comentario

Si continúas navegando, asumimos que acepta la política de cookies en esta página. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar